25 claves para preparar el exterior

0
2804

El exterior necesita ideas que te permitan aprovechar el espacio con criterio, pero también tomar medidas para que la casa se beneficie de un acondicionamiento natural. Un consejo, busca soluciones asumibles y adaptadas al clima.

25 idea para preparar el exterior

1
Una idea adaptada a cada caso. Adaptar una idea a las características propias de cada situación es fundamental para conseguir armonía y coherencia entre la vivienda y su entorno inmediato. Una casa muy rústica, emplazada en un terreno agreste, por ejemplo, no tiene el mismo tratamiento que una vivienda entre medianeras con patio. En ambas se buscará un lugar para comer o descansar a la sombra, a diferencia, que en el primer caso, estará más ligado a la naturaleza y en el segundo, casi seguro, que dependerá más de la relación directa con el interior. Las soluciones que se tomen tienen que sintonizar con cada caso en particular. Resultarán más armónicas y seguramente más económicas

2
Piensa en clave sostenible. Si buscas soluciones que tengan en cuenta el clima del lugar, si te adaptas a lo que el terreno te ofrece, si haces una zonificación basada en la orientación y en la superficie disponible, estarás actuando de manera sostenible. La premisa que rige este tipo de planteos es intervenir lo menos posible en el medio natural. Entre sus ventajas, verás que conseguirás conectar con el terreno, necesitarás menos mantenimiento y las reparaciones y sustituciones de materiales serán más fáciles de ejecutar. Algunas ideas compatibles con este concepto son los pavimentos que se colocan en seco, los materiales no heladizos y porosos, el aprovechamiento de la madera para distintos usos y valerse de lo que encontramos en el terreno para delimitar espacios, crear zonas de reunión, etc.

3
El clima del lugar marca las pautas a seguir. Los materiales han de elegirse de acuerdo al clima del lugar, y a las condiciones particulares de cada emplazamiento, orientación, grado de exposición, etc. El caso más frecuente es el de los pavimentos y revestimientos verticales. Aunque éstos sean resistentes, tenemos que pensar en el factor atmosférico aleatorio e inesperado. Heladas continuadas, frío intenso, nieve, calor extremo, lluvia abundante, son situaciones que nos hacen reflexionar sobre cual es el material más adecuado o de qué forma conviene instalarlo, para que su mantenimiento no sea problemático y la inversión que se haga sea rentable en el tiempo.

4
Deja que el terreno te ayude a controlar la naturaleza. Por ejemplo, conservando los canales de irrigación del terreno o las vías naturales por las que escurre el agua, para que se canalice rápidamente. Así, los materiales de terminación no se deterioran tanto y no se crean balsas de agua. No conviene hacer tampoco movimientos de tierras muy agresivos, que destruyan la masa forestal que fija el terreno. La vegetación en el entorno de la casa crea un microclima que aporta humedad y que ayuda a refrescar el aire, por eso son tan apreciadas las soluciones que pueden colocarse en seco, sin necesidad de macizar. Tienen como ventaja agregada que las obras de acondicionamiento las puedes hacer tú mismo, con el consiguiente ahorro en el presupuesto dedicado al exterior.

5
Exteriores con grava. La grava está formada por piedra triturada de distintos tamaños y colores. Se elige en función del uso y la ubicación. Si se trata de zonas muy transitadas es mejor que la piedra sea pequeña y que la capa que se coloque sea espesa, para que no se hundan las pisadas. Otro dato a tener en cuenta es el color. La blanca tiene una reflexión de luz muy elevada, por lo que si está en una zona soleada y cercana a la casa, quizás convenga decantarse por otro color diferente, como el gris o el rojo. Su mayor ventaja es que no requiere mantenimiento, de tanto en tanto se rastrilla para peinarla. Es respetuosa con la capa vegetal, pues permite preservar la humedad del terreno, a la vez que lo protege de los cambios bruscos de temperatura, además supone un importante ahorro en agua. Se usa en la formación de caminos, senderos, patios, también en escaleras, conteniendo las huellas con tabicas de madera o chapa.

6
Más posibilidades con gravas decorativas. La grava decorativa, está formada por piedras que se pigmentan y tratan con resinas naturales. Las puedes emplear para dar una nota de color, crear un diseño personalizado, por ejemplo, con el verde azulado conseguirás una mayor integración con la naturaleza, mientras que con el naranja, azul cobalto o el amarillo puedes optar por diseños focalizados. Otra posibilidad de relleno te la ofrecen los cantos rodados. Para combinar con éstos y con grava, se pueden usar bolos de distintos tamaños de mármol u otras piedras trituradas, ideales para crear divisiones o por ejemplo, dejar una zanja de drenaje vista junto a las fachadas. También se emplean en patios interiores, pulmones de ventilación, etc.

7
Senderos tradicionales. Si optas por pavimentar las circulaciones de tu parcela con arenas y alberos, te olvidarás de los problemas asociados a los shocks térmicos o a las heladas. Se caracterizan por su fácil manejo y un buen asentamiento. Las arenas de distintas granulometrías y colores destacan muy bien en el verde, como el albero de tono amarillo o la alpañata de color rojo teja. Conviene limitarlos previamente con una bordura de ladrillo, chapa, tacos, madera, etc.

8
Losas pasaderas. Para aquellas circulaciones muy marcadas, como suele ser la de acceso a la casa, desde el garaje o la calle, conviene marcar un sendero más lineal mediante losas pasaderas. Las puedes elegir de cuarcita, pizarra, hormigón o madera. Conviene asentarlas sobre una cama de arena.

9
Pavimento continuo pero sin obra. El método consiste en colocar el material elegido sobre una cama de arena y gravilla, directamente sobre el terreno natural, previamente compactado. Las piezas se sellan rellenando las juntas con arena. Tiene muchas ventajas, por ejemplo, las obras se pueden hacer más rápido, hay menos escombros, el terreno no se deteriora, los drenajes son naturales, se puede pisar inmediatamente, etc. Se realizan con adoquines de hormigón, granito, klinker cerámico, adoquines de madera dura. El adoquín puede completarse con tacos más pequeños, para crear segmentaciones, alcorques, detalles alrededor de una fuente, etc. Las separaciones también pueden hacerse con junta verde.

10
Hormigón más sostenible. Una aportación a los pavimentos sostenibles son los adoquines de hormigón poroso, ya que aseguran la aireación y transmisión del agua al terreno de forma natural. La ventaja es doble, ya que además de contar con una base no macizada, se tiene un material que contribuye a la absorción del agua. El requisito de colocación es que la sub-base sea también permeable al agua y su espesor adecuado al uso. Empléalos en entradas de coches y peatones, en los caminos distribuidores, en playas junto a la piscina o en patios.

11
Opción sostenible para pavimentar la terraza. Las baldosas de piedra, gres u hormigón poroso, pueden colocarse también con sistema flotante, lo que añade más garantías ante las roturas por cambios de temperatura, ya que se colocan en seco, montados sobre soportes regulables que forman una cámara con la base existente, donde pueden ocultarse instalaciones y el drenaje del agua. Es una forma sencilla de encarar la renovación de un suelo existente, habilitar una azotea o contar con un pavimento de rápida instalación para el patio.

12
Elegir el pavimento del porche. Aunque esté protegido por una cubierta el material que se elija, tiene que ser no heladizo y resistente, como la cuarcita, la pizarra  o el gres porcelánico (de porosidad nula). Otra posibilidad es un gres extrusionado de baja absorción al agua. Como alternativa a la losa o la baldosa, tienes los empedrados,  bastos o finos, el hormigón cepillado o el hormigón continuo. Conviene, en todo caso,  a la hora de elegir, que haya una coherencia compositiva para que las ideas estén enlazadas, con respecto a lo que se ve desde el interior y en relación a la imagen de conjunto en el exterior.

13
Exteriores con madera. Es otra solución encuadrada dentro de lo sostenible. Ya que, si la madera procede de plantaciones controladas es un recurso renovable. Pero también reutilizable y reciclable, cuando se recupera madera proveniente de encofrados, de demoliciones, etc. Empleando pavimentos de madera acortas los tiempos de construcción para realizar terrazas, caminos de entrada,  patios, playas para piscinas, solariums, siendo muy apropiada para resolver los problemas derivados de un terreno en pendiente. Para crear una plataforma, sobre un suelo existente o sobre el terreno, se instala generalmente sobre una subestructura de madera (y de pilares con cimentación, cuando tiene que adaptarse a una pendiente).

Otra forma más rápida de disponer de una plataforma lista para el uso, especialmente para colocar sobre una solera o suelo nivelado es empleando losetas autoportantes.  Es mejor emplear maderas duras y resistentes a la intemperie y a las heladas como el ipe. Se acaban con aceites vegetales.

14
El porche es el centro de reunión exterior al que más partido se le saca. Por eso es una buena inversión. Si da al sur, te servirá también para contener el sol del verano en la fachada al que se adose. En invierno su altura y profundidad  tiene que estar estudiadas, para que se beneficie del sol bajo del invierno. Es ideal construirlo como continuación de una zona día, así en verano el espacio exterior se sumará al interior. En invierno lo puedes cerrar con cortinas plegables de vidrio para tener a resguardo muebles y plantas.

15
Si no quieres quitar luz al interior crea un porche de sombra. Es muy útil para rebajar la temperatura de las fachadas orientadas al sur. Se emplean plantas caducas, para que en el invierno deje pasar al sol. Adosado a una fachada es una pérgola que también puede cubrirse con mallas de fibras vegetales o lonas. La elección del material para construirlo dependerá de la rusticidad que le quieras dar: madera laminada, madera recuperada, rollizos, hierro. Para cerrarlo, se puede pensar en lamas de madera o chapa orientables, alambre, celosías, varillas entrelazadas, mallas electrosoldadas, cañas de bambú, etc.

16
El juego plástico que aportan las pérgolas. La pérgola se emplea también para aportar plasticidad visual, debido al juego de luces y sombras que proyecta sobre las superficies verticales y horizontales. Se puede emplear también, para acortar la percepción de una fachada alta, para sectorizar una entrada o para aportar escala a una circulación. Tiene la ventaja de que puede construirse en cualquier sitio, en una estructura independiente, por lo que se puede ubicar en algún punto de la parcela que nos interese, para crear un cenador, un mirador o una zona focalizada dentro del jardín.

17
Los patios se convierten en sistemas de climatización natural. El patio es ante todo un regulador de la temperatura interior. En invierno acumula el sol que se cederá más tarde al interior de la vivienda y en verano, mediante el agua y la vegetación aporta humedad y ayuda a refrescar el aire, ascendiendo por la noche hacia las habitaciones. Este sistema natural de climatización, se basa en la evaporación del agua. Consiste en que el aire exterior, muy caliente y seco tome contacto con el agua, enfriándose antes de introducirse en la vivienda. Por eso, es fundamental incorporar vegetación, y si se puede incluir una alberca, un pilón o una fuente con sistema de recirculación.

18
Ayudar a controlar la temperatura interior de la casa. Lo más recomendable es partir de un proyecto adecuado al clima. La mejor ubicación es la que se desarrolla sobre un eje este-oeste, en donde las paredes más largas son la sur y la norte y las menos expuestas las que dan al este y oeste. Así se favorece la ventilación cruzada entre caras opuestas, la ganancia directa a través de los cristales en la temporada invernal y la posibilidad de cortar el sol alto del verano con superficies horizontales.

19
Pantallas vegetales. La vegetación es un magnífico aliado a la hora de querer refrescar la casa de una manera natural. La ubicación estratégica de árboles de hoja caduca te permite en verano dar sombra sobre los muros y la cubierta, rebajando la acumulación de calor en las fachadas y en las aceras perimetrales de la casa. Al efecto de sombra se le suma el de refrescamiento del aire por medio del riego. La temperatura interior baja notablemente, ya que los materiales no acumulan, ni se calientan excesivamente. Lo que se traduce en una reducción del shock térmico y de la refrigeración mecánica.

20
Protección efectiva con contraventanas exteriores. Instalando contraventanas exteriores se reducen en un 30% las pérdidas y las ganancias térmicas que se producen por las ventanas. También son muy eficaces para contener la lluvia y el viento y como plus de seguridad. Hay muchas formas de diseñarlas para que se integren en la vivienda. En estilos rústicos las de madera, son un clásico que nunca pasan de moda.

Las puedes actualizar pintándolas de color, como el gris azulado, el verde oliva o en colores más llamativos como el rojo o el azul cobalto, siempre siguiendo la idea de conjunto. Las maderas que más convienen son las que tienen buena estabilidad dimensional y son resistentes a la humedad. Hay que evitar las maderas muy pesadas, ya que agregan mucho peso a las bisagras, y son más difíciles de manipular. El cedro, el iroko, el paraíso son maderas que responden perfectamente al exterior. Si van a ser para pintar te conviene elegir maderas más económicas, como pino del norte.

21
Tipos de contraventanas. Una contraventana puede ser ciega o ventilada. Las primeras son más apropiadas para climas fríos y secos. Entre las ventiladas están las que llevan celosías inclinadas fijas o móviles y las que se construyen con duelas horizontales o verticales  con junta abierta. Se instalan en aquellos climas donde además de protección y aislamiento, se requiere ventilación.  Con los sistemas correderos se han solucionado muchos problemas de anclajes, seguridad contra el viento e integración visual. Por ejemplo, la contraventana que se desliza dentro de la cámara que se forma entre dos muros. Se puede combinar con distintos sistemas de apertura de ventana, rejas y mosquiteras. Para facilitar su montaje existen sistemas de premarco.

Cuando hay que proteger grandes ventanales en hilera puede resultar útil instalar estas contraventanas del lado exterior, colgadas de una guía o riel de desplazamiento. Otro sistema práctico es el proyectante o levadizo. Te sirve tanto de persiana como de parasol. Las ventanas de techo también tienen que protegerse del sol del verano y del frío nocturno. Se emplean cajas de persianas enrollables integradas en el marco de la ventana como el sistema Integra con mando a distancia de Velux. También disponible en las ventanas para cubierta plana.

22
Los toldos son una protección eficaz. Hay un sistema para cada situación, por eso es una solución perfecta para conseguir sombra al instante. Los sistemas de brazo invisible, que se recogen en cofres ubicados sobre el ventanal son una solución de oscurecimiento flexible, ideal para áticos o patios, en los que queremos ganar una zona de sombra que deje el espacio diáfano y que no aporte peso. Son muy prácticos los toldos de sistema vertical, ideales para contener el sol del oeste y para proteger la hoja de vidrio del agua  o el frío.

Discurren por una guía vertical y tienen la posibilidad de combinarse con tramos articulados tipo marquesina. Otra alternativa muy decorativa son las velas de lona tensada mediante tensores de acero inoxidable a varios puntos fijos y las mallas que se usan en el camuflaje militar.

23
Equipamiento variado y repartido. Si se trata de un patio entre medianeras con vistas desde el interior, convendrá elegir un mobiliario  que sea muy práctico, visualmente liviano y de calidad. Se puede focalizar con una sombrilla de color, con una pérgola con lona enrollable, con velas tensadas, etc.
En parcelas de mayor tamaño, hay que estar abierto a las mezclas, reciclar viejos muebles, combinar muebles fijos, de madera u obra con butacas y mesas de otro material. Y sobre todo, hay que apuntar  a crear grupos de máxima practicidad. Convendrá buscar un hilo conductor que enlace toda la composición.

Si hay un porche, lo ideal es distribuirlo con una zona para comer y otra de reunión, dejando siempre un espacio holgado de circulación. En el jardín, mobiliario apto para la intemperie como los de madera de teca, los de fibras tecnológicas y los de policarbonato.
Un complemento muy actual es la cama “chill out”, que puede incorporar dosel para que puedas protegerla con telas.

24
Cercas verdes. Hacer una cerca vegetal se integra en el entorno y se puede complementar con troncos, alambre, cañas entrelazadas o mallas de obra. Si ya tienes un muro, lo mejor es tapizarlo con vegetación, mediante enredaderas o trepadoras. También mediante vallas verdes preconformadas, formadas por un mallazo electrosoldado y postes de madera, sobre la que trepa una planta de bajo mantenimiento que se suministra en maceta biodegradable.

25
El encanto de la noche se consigue con una iluminación serena. La iluminación del exterior tiene que ser variada pero nunca excesiva o demasiado brillante. Como mínimo hay que tener una iluminación de seguridad que permita circular por la parcela y acceder a la casa sin problemas de poca iluminación. Conviene que sea baja del tipo baliza para que señalice la silueta de los caminos y escaleras. Junto a la casa es mejor una iluminación de suelo empotrada, con pilotos estancos y apliques de muro con haz de luz hacia abajo. Sobre una mesa convendrá una lámpara colgante o un foco  de luz puntual. En la zona de asientos, apuesta por una luz ambiental delicada y muy difuminada. Para el jardín, será bueno dar algunos puntos de atención mediante picas clavadas en la tierra o linternas. Un complemento decorativo que da toques luminosos entre plantas es la iluminación del tipo solar. Para terminar de moldear el clima nocturno hay que apostar por las velas en candiles, farolillos y candelabros.