Sacar partido a una piscina desmontable

0
386
zodiac desmontable

Cuando nos planteamos tener una piscina no siempre es posible construirla de obra. Los motivos son diversos, el presupuesto no llega, el espacio disponible no es el óptimo, por ejemplo, es de difícil acceso o sencillamente no nos interesa la inversión, porque se usa poco, porque el clima es inestable, etc. La cuestión es que nos gustaría refrescarnos y dar unas brazadas. Para estos casos no hay que descartar las piscinas desmontables. Se trata de piscinas elevadas que se apoyan sobre tierra o solera de hormigón protegida para no dañar el liner.

Dónde la ubico: depende del tamaño que elijas, aunque al igual que en las de obra hay que considerar un espacio a pleno sol.  Algunos modelos se pueden dejar montados todo el año, como es el caso de las piscinas de chapa galvanizada.

Integrarla para que no desentone: Sería conveniente ubicarla en un rincón que no incidiera demasiado en la distribución general, ya que al ser elevada, tienes que considerar que habrá que comprarla de una altura, que como mínimo ha de ser de 1.20 m (para que pueda usarla un adulto) y que por tanto constituye un impacto visual a considerar. Una posibilidad es empotrarla dentro de una envoltura de madera que incluya la escalera de acceso. La idea es que de la piscina original, quede a la vista únicamente la lámina de agua. Esta estructura también puede prepararse para alojar el sistema de depuración. Un terreno en desnivel también te ayudará a ocultar una de las caras. Se puede crear una contención con troncos, piedra seca.

• Los modelos que cuentan con estructura metálica y liner reforzados con tres capas de poliéster laminado y PVC de gran calibre pueden alcanzar dimensiones muy grandes. Para estos casos destina un lugar bien delimitado dentro de la parcela, sobre el césped y lejos de los árboles. Intex o Bestway son dos marcas con un catálogo muy variado que ofrecen la posibilidad de adquirir los productos vía online.

• Otra opción son las piscinas de madera. Están formadas por una estructura de madera exterior y un liner resistente que reviste el vaso. Tienen distintas formas y tamaños. Su aspecto exterior aporta calidez y te sirve de foco estético para distribuir una zona de ocio que podrá instalarse cerca de la casa. Podrás acoplarla dentro de plataformas de madera que salven la altura y acompañarla con bancadas y maceteros del mismo material. Si quieres algo más rústico puedes optar por las piscinas de madera maciza. Con el Sistema Roipe, por ejemplo, es posible tener una piscina de 12 a 20 cm de espesor construida con madera laminada de abeto y corona superior de 20-22 mm, ensamblando los tablones mediante una sujeción oculta en la misma madera, como si se tratara de una pared armada. Las piscinas se puede también semi-enterrar. Las tuberías discurren por las paredes de la estructura de madera, lo que agiliza la instalación. Se revisten interiormente con liner. Y exteriormente se terminan con lasur. Se fabrican bajo pedido y a medida. La empresa belga Gardipool que comercializa piscinas de madera de abeto del norte con ensamblaje a cola de milano incorpora un modelo desbordante para colocar en un lateral o en “L”. Un modelo atractivo para jugar con los desniveles de un terreno en pendiente. Las profundidas son entre 133 y 146cm.

• A mitad de camino entre las piscinas desarmables y las prefabricadas está el modelo de piscina de doble armazón. Es el caso de las piscinas Azteck de Zodiac. Está compuesto por un armazón metálico de aluminio y zinc y por un revestimiento exterior de composite de madera. Se termina con un liner interior. Lo interesante de este producto es que la piscina puede enterrarse totalmente o semi-enterrarse.