Claves para tener buena piscina

0
356
piscina campo

Paraísos de disfrute cuando llegan las altas temperaturas. Imprescindibles en casas de campo situadas en zonas calurosas. Cada vez son más sofisticadas y bellas.

Claves para acertar

• El terreno: antes de nada, busca un lugar con vista preferente desde la casa, el porche o la terraza. Es esencial concebirla como un foco de atención dentro del proyecto de paisajismo y armonizar la zona de baño con las vistas.
• El entorno: elige un lugar soleado, que no tenga cerca árboles con raíces horizontales o pinos, que ensucian el agua con sus agujas. No conviene que tenga un acceso complicado. Tiene que estar resguardada de los vientos. Si está cerca de la casa, procura que no coincida sobre ella la vertical de un tejado.
• La forma: no hay reglas fijas para establecer que un formato es mejor que otro. En entornos naturales, con un paisajismo autóctono y agreste, opta por formas más desdibujadas.
• Tamaño y fondo: se establece en función de la cantidad de bañistas que la vayan a utilizar. La profundidad es cuestión de gustos.

Revestimiento interior

• Gresite: es un material vítreo que se adapta a cualquier forma y tiene un mantenimiento casi nulo. El único problema son las juntas que, para que no se ensucien, hay que realizarlas con materiales a base de resinas. Existen tamaños de entre 2×2 cm y 5×5 cm. Combínalos en distintos tonos. En el campo, elige verdes oscuros, para que dé la sensación de estanque natural.
•  Pintura: cuando se quiere que la piscina conserve un aire rústico similar al de una alberca o un estanque, se suele acabar con pintura al clorocaucho o al epoxi. Las primeras estás más limitadas en cuanto a color. La desventaja principal de la pintura es que las superficies no se quedan lisas, lo que favorce la aparición de microorganismos. Habrá que repintar cada uno o dos años, con lo que mantenerla a la larga se hace caro.

Revestimiento exterior

En el exterior los revestimientos han de ser antideslizantes y no calentarse en exceso. Elige entre estos acabados:
• Piedra: las lajas irregulares de pizarra roja o cuarcita, calizas o areniscas como la toba o el marés hasta la línea de agua.
• Gres: utilízalo con piezas especiales para los bordes.
• Madera: agradable al tacto, es ideal en terrenos con mucho desnivel o donde se crean terrazas o solariums. Se emplean maderas tropicales (ipe, jatoba…)

En los alrededores

• Solariums: planifica un lugar amplio para colocar unas tumbonas. Para dejar libre el espacio en torno a la piscina sitúa estas plataformas en un lateral, mirando al sur o el sudoeste. Pueden ser de madera o del mismo material que las aceras.
• Sombras: no pueden faltar. Las pantallas de sombra se colocan con la espalda al norte, sirven de barrera para el viento y operan como un mirador sobre la piscina. Se pueden cubrir con estructuras livianas de madera, brezo, bambú o cañizo.
• Duchas: coloca una junto a la zona de baño y escóndela tras una celosía, una mampara de madera y bambú o unos setos. Si la piscina está lejos de casa, incorpora un aseo.

Iluminación

Además de la iluminación interior de la piscina, con sistemas de fibra óptica o aparatos estancos, piensa en una iluminación de señalización, baja, con luminarias empotradas en las huellas de escalones, en el suelo, en muretes y con balizas entre los grupos verdes. En los senderos, van bien las antorchas de aceite.