Jardines Iluminados

0
844
iluminación jardín

Para que tu casa se vea bien también por fuera, sin estridencias y con una luz de tonalidad cálida, consigue una atmósfera confortable con una iluminación adecuada. Para empezar hay que distinguir entre la iluminación de accesos y circulaciones, de la que se proyecta para ambientar zonas para comer o estar.

Qué tipo de iluminación exterior le va mejor a tu casa

Antes que nada hay que observar e imaginar qué tipo de luz le iría bien a tu casa. Por un lado, hay que considerar el estilo de la vivienda. De pueblo, rural, rústico, moderno, contemporáneo… Cada una tiene sus propios rasgos arquitectónicos que conviene preservar, y en todo caso, no desvirtuar con una iluminación equivocada. La regla sería que cuanto más rústica fuera la casa, más esencial e inadvertida tiene que parecer la iluminación que proyectes para el exterior.

En casas de pueblo, seguramente tendrás un patio, circundado por medianeras. La luz no conviene que invada otras propiedades, por eso te sugiero mantenerla con haces de luz orientados hacia el suelo o la pared y a una altura media-baja.

En casas rurales, casi siempre aisladas en medio del campo o la montaña, la tónica circundante es la oscuridad. Por eso hay que respetar esta particularidad, evitando que haya contaminación lumínica que invada el espacio aéreo o a zonas de vegetación autóctona. En estos casos, seguimos con la misma idea de proyectar los haces hacia abajo, aunque también ayudará elegir luminarias que escondan la visión directa de la bombilla. Por ejemplo, mediante apliques de barro empotrados en los muros, tejas reconvertidas o apliques de chapa agujereada. La idea es conseguir una iluminación esencial.

Rústico-moderno, la innovación y las propuestas que buscan enlazar lo antiguo con lo moderno, también se reflejan en la iluminación exterior, que ante todo debe colaborar en la magia que estos espacios nuevos transmiten. Por eso, la iluminación tiene que ser muy sutil. La idea es buscar atmósferas nocturnas a través de un tipo de luminarias muy elegidas. Por ejemplo, los modelos que se acaban con la apariencia de la chapa oxidada, en madera o en piedra. Ejemplos en Vibia o Marset.
Contemporáneo, es un estilo moderno en el que a veces se puede cometer el error de iluminar en exceso. Un primer paso será incluir en el proyecto general de la casa la iluminación de exterior necesaria e integrada en la misma arquitectura. Por ejemplo, mediante luminarias empotradas en suelo y paredes, focos de techo, apliques, etc.

iluminacion

Si cuentas con una buena iluminación del exterior beneficias también al interior

Esta es una idea a tener en cuenta, cuando estás proyectando la iluminación del exterior, pero también a la hora de proyectar como quieres que se comunique el interior con el exterior. Todo suma para definir la calidad espacial y visual de los espacios. Muchas veces se comete el error de pensar que el proyecto de nuestra casa se acaba en la fachada, dejando casi siempre el exterior a la improvisación.

Por ejemplo, si iluminas la terraza o el porche con luminarias bajas que permitan percibir la silueta de este primer espacio de encuentro con el afuera, ampliarás las perspectivas interiores cuando llega la noche, eliminando el efecto de pared oscura que de lo contrario tendrías desde las ventanas. El nuevo punto de vista se potencia aún más cuando las ventanas llegan al suelo. Si quieres ir más lejos y abarcar un tiro mayor aprovecha por ejemplo, la ubicación de una piscina o una alberca e ilumínala para que su luz se expanda suavemente estableciendo un nuevo límite.

Qué tipos de iluminación hay que considerar en el exterior

Ante todo hay que pensar, como nos dicen desde la empresa Marset, que hay que alumbrar sin deslumbrar. El planteo a realizar es similar al que hacemos para los espacios interiores. La iluminación general puede estar contemplada dentro de la luz necesaria para accesos, circulaciones, tanto peatonales como para vehículos. Por lo que tendrás asegurado un recorrido iluminado desde la calle hasta la puerta de entrada o para recorrer la parcela. Con apliques de pared, luminarias empotradas, balizas, proyectores con estoque, etc.

jardines iluminados

Para las zonas de uso, convendrá una iluminación ambiental, mediante luces sectorizadas según las actividades a realizar. Una mesa para comer con iluminación focalizada, y un  rincón con butacas, sofás o tumbonas en el que hará falta una iluminación de menor intensidad, baja y tenue, suelen ser las necesidades más comunes a considerar. En algunos casos, puede ser interesante iluminar alguna zona que nos interese resaltar, en la fachada, en el patio, el portal, etc. es una iluminación que se hace a base de proyectores orientables o de luminarias empotradas en suelo. Dentro de las zonas verdes puede interesar dar algunos toques focalizados, mediante proyectores para iluminación paisajística. Por ejemplo, con el proyector Single de Troll, que es un modelo con estoque, orientable y fácilmente escamoteable entre la vegetación.

Hay otra iluminación, que como en el interior, también resulta agradable para crear atmósferas nocturnas. Se trata de la iluminación decorativa. La luz se manifiesta a través de las formas y el color de la luminaria, que opera también como objeto decorativo. Vienen muy bien para este cometido las lámparas de pie construidas con polietileno traslúcido rotomoldeado, y las de metacrilato. Te dan una luz difusa, ideal para destacar el formato de la luminaria, una esfera un cubo, un cono, etc.

cono

Cómo se puede iluminar una terraza al aire libre

En la terraza no se necesita una iluminación deslumbrante, pero sí lo suficientemente clara y nítida para que se pueda siluetear su perímetro o crear distintas zonas de uso. Por eso, si solo consideras apliques de pared, la iluminación estará incompleta y será poco funcional. Si no hay techo, no te preocupes, porque la gran variedad de luminarias para exterior que hay, te permiten cubrir todo tipo de necesidades.

Para marcar el perímetro o el ancho de la terraza, son muy útiles los pilotos empotrados y estancos con vidrio de seguridad. Los que instales junto a una fachada, además se pueden orientar hacia el muro para que se aproveche la luz extra del rebote.
Puedes marcar los ángulos de la terraza, colocando focos de pincho en parterres o macetones. La intensidad debe ser media –baja y la luz blanca y cálida-, (color para las plantas, definitivamente no).

Para las zonas de uso conviene contar con una iluminación sectorizada. Cada espacio necesita su tipo de luz, igual que sucede en los espacios interiores.

En la mesa para comer, lo más indicado es una luminaria de suspensión. La podrás instalar si cuentas con un techo, una pérgola, o alguna estructura aérea que te sirva de sujeción. En caso contrario hay ideas muy innovadoras para salvar el problema. Por ejemplo, el sistema Halley de Vibia. Se trata de un arco que se apoya en el suelo y que cubre una distancia de 252 cm, con una altura de 200 cm. La iluminación se aloja en el centro del arco mediante una tira de LED. Pero también son muy útiles las lámparas de pie. Son fáciles de transportar y se colocan allí donde te viene mejor. Para iluminar directamente la mesa son ideales las de brazo, como el modelo Compañero de Metalarte con brazo inclinado y reflector y una altura de 217cm, perfecto para que te ilumine la mesa desde el centro o desde un lateral. Otra ventaja es que cuenta con un cable de 3m de largo.

El complemento perfecto de un grupo de asientos es la iluminación ambiental suave y tamizada. Puedes conseguirla con luminarias de apoyo, sobre mesas auxiliares, consolas, muretes. Con modelos que apoyen directamente en el suelo o con lámparas de pie. Magnífica la propuesta de la empresa Marset con su lámpara Cala. El difusor es de polietileno rotomoldeado pero para que la luz sea más sutil se envuelve con una funda textilene con cremallera. El rincón de asientos también puede tener el apoyo de un aplique de pared disimulado entre plantas trepadoras. El modelo Amanita de Marset es como un hongo plano de aluminio de 30 cm de diámetro con cortes en la superficie por el que se cuelan suaves hilitos de luz, mientras que hacia abajo y reflejando en la pared por retroiluminación,  se consigue una aureola de luz más grande pero difuminada en el muro. Se integra muy bien en muros de piedra o en revoques de color con su acabado en óxido.

exterior

 

Cuidar los lugares de paso

Especialmente las escaleras, en donde lo mejor es una iluminación baja y directa sobre el peldaño. El modelo Brisa de Vibia, es otra opción para instalar, por ejemplo, junto a un murete en el arranque de la escalera, tiene una silueta estilizada, como si fueran tallos de una planta, de hasta tres brazos, cada uno con un pequeño reflector cuyo haz de luz se dirige hacia abajo, lo que permite contar con una amplia superficie iluminada a ras de suelo, además es muy versátil, ya que es giratoria y ajustable, ideal para instalar también entre la vegetación o marcando senderos. La lámpara proporciona un haz de luz intensa pero cálida indicada para estas zonas donde se requieren mayores niveles de iluminación.

Emplea tecnología LED de bajo consumo y alto rendimiento energético (LED 3W). Sus cuatro modelos de pie (disponibles en versión empotrada mediante estoque o de superficie) incluyen acabados en lacado óxido mate y lacado caqui mate. Otra opción son los apliques que proyectan luz hacia abajo y que se colocan siguiendo la pendiente de la escalera, iluminando directamente la huella. Como el modelo Lab de Marset, que tiene la posibilidad de jugar estéticamente con el acabado frontal, en piedra, aluminio, madera de iroko o aluminio pintado de blanco, negro o gris. Puede servir para todo tipo de señalización en el exterior. El resto de las zonas de paso, accesos de vehículos  u otras zonas de la parcela pueden señalizarse con moderación con algún modelo de baliza de altura media o baja.

En el caso que se necesitara una iluminación general alta, recuerda que es importante elegir luminarias que tengan un haz de luz hacia abajo, para que no haya dispersión a cielo nocturno, ni deslumbramientos.

luminarias

Tendencias en materia de luminarias

Ahora antes de elegir una luminaria también hay que detenerse a pensar si la luz que emitirá no perjudicará al medio ambiente. No solo desde el alumbrado público se debe dar un cambio para evitar y reducir al máximo la contaminación lumínica a cielo nocturno. También desde nuestra casa se puede hacer mucho. Por suerte la industria está ayudando y los nuevos diseños contemplan esta necesidad.

Por un lado, con luminarias que emiten una luz sutil y matizada. La fuente de luz casi nunca se ve, por eso ya no deslumbran. Se aprovecha el muro para absorber el encuentro directo con la luz o el suelo. También ayudan los sistemas LED, porque se consigue una luz blanca con buena reproducción cromática, que es de haz frío, que gasta muy poco y que además dura muchísimas horas. Este sistema de diodos de emisión de luz, permite también reducir al máximo la luminaria y su peso, lo que contribuye a crear diseños que se integran mejor en el exterior sin alterar visualmente el entorno.

La sostenibilidad también se nota en una vuelta al producto artesano o hecho a mano. Esta es una particularidad que nos viene muy bien a los camperos o a los que necesitan una luminaria que se integre mejor en viviendas rehabilitadas. Hay una línea de estilo industrial que vuelve a estar de moda. Me refiero a las pantallas de acero en color metal o pintadas. Se empleaban en graneros, para iluminar talleres, los portones de entrada a una nave. En realidad, nunca han pasado de moda, debido a su funcionalidad. Pero ahora se rediseñan para que tengan un grado de protección mayor al agua y para que cubran todas las posibilidades de uso.

Por ejemplo, la típica pantalla de chapa de suspensión de la colección Hook, ahora también con gancho para que se pueda colgar de un soporte, de la rama de un árbol, etc. Son muy prácticos los apliques con brazo y reflector, como el modelo Bell, con haz hacia abajo o rebotando en pared, son ideales para iluminar el portón de entrada de tu casa rústica. Todos estos modelos los puedes ver en la página de la empresa danesa Eleanor Home. Se pueden encargar vía Internet.

chapa suspension

Protección IP, ¿qué significa?

En las luminarias y mecanismos de exterior hay que fijarse en el código IP. Se elabora a partir del estándar estadounidense y te sirve para ver si los aparatos son aptos para el exterior. Tendrá dos números, el primero te indica como es la penetración al polvo y el segundo se refiere a la protección contra el agua. Cuanto mayor se a el grado de protección IP más protegida estará.  Como ejemplo, miremos las especificaciones de la lámpara de pie Cala de Marset, es IP65, el número 6 indica que el polvo no entrará y el 5, que  tiene una protección máxima a prueba de chorro de agua fuerte. Las que son sumergibles tienen que tener como mínimo el número 7.

ip