A casas pequeñas, trucos grandes

0
5227
deco trucos

1 Crea golpes de efecto sin demoler tabiques. Por ejemplo, el orden visual, que se consigue dejando pocas cosas a la vista. En la cocina evita los estantes abiertos, en las librerías crea zonas bajas con puertas para almacenaje. No ayudan los adornos pequeños dispersos por estantes, las mesas auxiliares y de centro. Mejor decidirse por objetos con carácter y funcionales. Para lograr una distribución que agrande el espacio, plantea una sectorización de las áreas de uso, dejando entre ellas espacios abiertos que aporten aire y desplazamientos despejados. Habrá que valorar el uso que hacemos de cada área. No es lo mismo una distribución para vivir todo el año, que sólo en vacaciones.

2 Reduce el uso de pasillos, halles de distribución y vestíbulos. Incorpora a los ambientes de uso continuo, otros de circulación. A veces el estar y el hall de escaleras son dos espacios contiguos divididos por un tabique. Es mejor ampliar el volumen del primero e incorporar la escalera de madera o de forja al espacio. Esto también vale para la cocina-comedor, que podemos abrir a la circulación general de la casa usando barras o islas para compartimentar las áreas de trabajo. Y si la puerta de entrada está en este ambiente, construye una puerta esclusa con paños vidriados y techo a la altura del dintel, para que no entre frío y no perder la intimidad.

3 Agrupa varios ambientes en uno. Una tendencia en boga es la cocina-comedor-estar. En vez de tener varias habitaciones pequeñas, se tiran tabiques para obtener un único espacio amplio, con más luz natural y menos puertas. La cocina se puede separar con penínsulas o islas, el comedor puede integrarse en la distribución de la cocina y al estar se le aleja, situándolo en otro extremo.

Otra idea para sacar más partido a un hall de distribución como el que se forma entre los dormitorios, es instalar un rincón de estudio para despejar algún dormitorio. Entre los dormitorios de los niños es práctico disponer de una zona de armarios. Ganas en orden y en m2 de uso para cada habitación.

4 Proyecta con criterio ventanas y balconeras. Un espacio parecerá más grande cuanto más luminoso sea. Para ello, puedes tener ventanas en distintas paredes. Segunda posibilidad: si tienes un porche, abre puertas vidrieras. Así las perspectivas se abren y cambia la percepción dimensional. Tercera medida: abre ventanas de antepecho bajo, a unos 50-60 cm. del suelo.

Podrás tener vistas completas hacia el exterior y todo parece que se ensancha. Para dar más amplitud a un hueco de ventana puedes abocinar los vanos. Reduces la incidencia visual del muro sobre la ventana y parece que el ambiente es más ancho. Un paño fijo que atrape el paisaje hace que el ambiente se proyecte visualmente hacia el exterior.

5 En una buhardilla, ventanas de techo y tragaluces. Estos espacios sin luz natural pueden resultar pequeños y agobiantes. Todo cambia si se plantean varias ventanas de techo. Para abarcar más superficie de cubierta, colócalas a ambos lados de la cumbrera, y para no perder conexión visual directa, ten en cuenta la altura de observación. Otra solución es colocar en módulos agrupados dos o tres ventanas superpuestas y combinarlas con ventanas o paños fijos verticales. Para dar luz a una caja de escaleras o a un espacio de doble altura instala un tragaluz de vidrio y perfilería metálica.

6 Para no reducir el espacio, escaleras voladas adosadas a una pared. Pueden ser de un tramo o compensadas, y siempre adosadas a una pared longitudinalmente o en forma de L. Otra idea es dejar abierto el hueco de escalera para no perder ancho o largo de suelo. La sensación de liviandad será mayor con peldaños volados, empotrados en el muro, o construidos con estructuras livianas como las metálicas. Las tabicas huecas contribuyen a aliviar y a hacer menos pesada su presencia, y las huellas formadas con baldosas de vidrio. Para dar profundidad visual a la escalera y a la habitación donde se ubique, coloca barrotes finos como los de hierro forjado o de fundición en forma de tubo, barra o pletina.

7 Los ambientes se agrandan si se comunican visualmente con otros espacios: el estar con el comedor, la cocina con el comedor, la zona de estar con la de estudio, etc. Los huecos en forma de arco dan mayor sensación de amplitud que los adintelados, por los ángulos redondeados. Otra idea es dejar vanos rectangulares a modo de hornacinas huecas. Para colocar un mueble debajo hay que dejar el antepecho a unos 80-90 cm. del suelo.

Si hay que dividir con tabiques, conviene que no lleguen hasta el techo para mantener el volumen. El hueco resultante se puede dejar abierto o cerrado con cristales. También se logra comunicación visual a través de espacios de doble altura, que permiten tener una planta superior abierta con más luz, perspectivas cruzadas y vistas.

8 Reduce la influencia visual de la estructura de madera, pintando viguerías y entrevigados en blanco o crema. Combinar colores contrastantes aporta frescura y ensanchamiento visual: por ejemplo, pintar las vigas de verde o azul y el entrevigado en gris claro o crema.

En obras nuevas o reformas puedes optar por una estructura menos pesada, de madera laminada o perfiles de acero. O realiza un forjado de viguetas y bovedillas, enfoscado y con vigas de canto mínimo. Pero si buscas una cubierta que compense ópticamente la falta de espacio, elige un techo inclinado a una o dos aguas.

9 El truco de la pintura. Para ampliar el espacio apuesta por colores que aporten claridad y ayuden a rebotar la luz.  Es mejor una gama caliente clara, que un blanco a secas. El ocre, el paja o el melocotón logran ambientes personales y cálidos. Hay trucos para combinar colores y aumentar las proporciones visuales. Pintar de un tono más oscuro una pared de fondo acorta los espacios demasiado estrechos.

Un zócalo de 50 cm. de color oscuro hará que la pared por encima parezca más alta. En ambientes pequeños no van bien las pinturas con textura o los esponjados. Cuanto más liso el soporte y el acabado, mejor.

10 El pavimento, clave en el equilibrio de proporciones. Las baldosas de 20×20 cm. o los formatos ladrillo ensanchan más el espacio que los grandes. Lo mismo ocurre si las baldosas cortan la ortogonalidad del espacio con un diseño a 45º. Evita los recargados dameros a dos colores. La tarima o el parquet se ponen paralelos a la dimensión más estrecha.

Si quieres un pavimento que amplíe, construye un suelo continuo de hormigón acabado con cemento pulido, pigmentado y con cemento blanco en su composición. En baños y cocinas limita el revestimiento de las paredes a las zonas húmedas. Emplea cerámicas o mosaicos lisos y poco texturados. En el baño, instala ducha en vez de bañera. Mejor encimeras voladas sin muebles inferiores. En la cocina evita las alacenas sobre encimera, y agrupa los contenedores en una zona de armarios empotrados.