Buhardillas: más espacio útil en tu casa

0
4329
buhardilla

Nos cautivan por ser especialmente diferentes, pero para que sea una estancia habitable, hay que aislarla del frío y el calor, y abrirla al exterior para proporcionarle luz y ventilación.

La buhardilla admite muchos usos diferentes: zona de lectura, dormitorio, cuarto de juegos…

Permite ampliar los metros útiles de la vivienda sin variar su volumen. Casi todas las antiguas casas de labor cuentan con un desván que antaño se empleaba como almacén de  grano o secadero de productos agrícolas. Este espacio también está presente en muchas cuadras, construcción, que según la región donde se encuentre, puede embriagarnos por su volumen espacial, incrementado por el hecho de contar con un pajar al que se accedía a través de un gran hueco, situado generalmente al sur de la edificación. Sea cual fuere su uso anterior, es posible mediante una rehabilitación pormenorizada, incorporar esta estancia a la superficie habitable de la vivienda. Según la envergadura de la obra y si hay intervención en la estructura del tejado, se requerirá de un proyecto visado y de las licencias de obra pertinentes.

2 Hacer un estudio previo de sus posibilidades. Altura. Para considerar habitable una buhardilla tiene que tener en la parte más baja, una altura de 1,50 m., y, para circular cómodamente, un mínimo de 2,50 m. en al menos un 30% de la superficie total.
Pendiente. A mayor pendiente más posibilidades de aprovechamiento. La altura mayor se concentrará en la cumbrera, por lo que te convendrá proyectar una planta diáfana, sin compartimentaciones. Si la pendiente es muy baja, sube la cumbrera. Así corregirás la inclinación sin modificar la posición del alero, ni las proporciones de las fachadas.
Tejado. Si la cubierta está en malas condiciones es más económico reconstruirla que tratar de reparar el maderamen. La sustitución puede ser parcial, retejado y saneamiento, o del entrevigado. En cualquier caso, facilitan y optimizan la incorporación de aislamientos térmicos e hidrófugos y la instalación de ventanas de techo. Todos estos sistemas se tienen que completar con láminas impermeabilizantes como las de Onduline.
Estructura. Las vigas, cerchas, jácenas y pilares que sustentan la cubierta, constituyen un valor en la calidad visual y espacial de la buhardilla. Sin embargo, a veces evitan que se pueda circular cómodamente.-

3 Imprescindible un buen aislamiento. Entre cabios: Se consigue mediante paneles rígidos, semirígidos, mantas o membranas multicapa. Conviene incorporar una barrera de vapor del lado caliente del aislamiento para que actúe como barrera anticonvección y evite condensaciones. Otra posibilidad es emplear paneles de yeso laminado con aislante incorporado. Hay que dejar una separación entre el aislante y la cubierta para ventilar la estructura de madera.
Sobre cabios: Hay sistemas que incorporan el aislante en tableros sándwich, proporcionando en un solo material los elementos de cierre, el aislamiento térmico y el acabado interior, como Onduline o Termochip. Entre los aislamientos naturales, están los paneles de viruta gruesa de madera de abeto aglomerados con cemento Pórtland, Celenit de Maydisa, que además de ser transpirables, crean un ambiente interior sano y son resistentes a la humedad. Otras opciones son los paneles de corcho negro y los planchones de cáñamo.
Paredes. Conviene crear una cámara aislada entre el muro y el tabique interior. Otra opción sólo aconsejable para viviendas de uso temporal es trasdosar el muro con placas de yeso con aislante incorporado.
Suelo. Si se trata de madera, se puede colocar un aislante entre las vigas o construir un entarimado doble con aislante intermedio. Será oportuno que también funcione como aislante acústico.

4
Luz y ventilación.
Ventanas de techo: Con ellas se consigue de un 30 a un 40% más de luz natural que con un casetón del mismo tamaño. Se aconseja que el acriastalamiento represente un 10% de la superficie de la buhardilla. Conviene distribuirlas a lo largo y a ambos lados de la cumbrera.
Luz a ras del suelo. Si tienes un tejado que llega hasta el suelo, la firma Velux cuenta con ventanas fijas de antepecho, que se colocan debajo de las ventanas de techo, proporcionando más luz y vistas panorámicas.

Una variante de esta composición es la ventana-balcón GDL más una ventana panorámica de Velux, formada por una superior proyectante hasta 45º y otra inferior que se abre hasta la posición vertical, desplegando automáticamente unas barandillas laterales, que te permiten asomarte sin ningún riesgo.
Ventilación controlada. La marca Velux propone una ventana de tejado que incluye una aleta superior que puede ser abierta aunque la ventana permanezca cerrada. Se facilita su apertura con un sistema de accionamiento automático y domótico. Sólo se tiene que instalar y enchufar. Incluye además del motor y el sistema eléctrico, un sensor que cierra la ventana automáticamente cuando comienza a llover.

Casetones. Aunque aportan menos luz que las ventanas de techo, se recomiendan en viviendas que deben seguir un estilo tradicional. Su mayor ventaja es que proporcionan donde se abren más altura, haciendo más habitable un espacio abuhardillado. Se pueden cubrir a una, dos o tres aguas. En su construcción se deben cuidar al máximo las juntas y los desagües.

buhardilla diseño
5 Si el tejado arranca desde el suelo es mejor que la dejes diáfana. Este tipo de buhardillas sólo es aprovechable a ambos lados de la cumbrera o junto a una de las paredes, si se trata de un tejado tipo cobertizo. Su habitabilidad se reduce aún más si se trata de un tejado a cuatro aguas, limitándose al centro de la estancia. En estas situaciones no conviene compartimentar la buhardilla con tabiques que la seccionen en toda su altura. Si tienes que hacer alguna división emplea muebles, divisiones de madera o tabiques prefabricados de yeso laminado que no lleguen hasta el bajo cubierta, permitiendo que no se frene la luz, ni la percepción espacial del conjunto.

6 La mejor forma de distribuirla es dejando las áreas de mayor altura para circular.  La buhardilla  es un espacio apropiado para ampliar la vivienda. Si la usas para situar los dormitorios tienes que hacer una distribución que se adapte a la altura disponible. De esta forma, tienen preferencia las circulaciones, tales como desembarco de escalera y acceso a las habitaciones. A la hora de ubicar armarios aunque aprovechen la línea de pendiente, deja alguna de las puertas en la parte más alta.

En cuanto a los baños, la preferencia la tiene el lavabo y la ducha. Los sanitarios, al igual que la bañera, pueden instalarse en las partes más bajas. Quizás te convenga compensar estas pendientes con un casetón o una ventana de techo, cuya vista puede resultar muy agradable cuando tomas un baño. Las encimeras se pueden hacer más profundas para llegar a una altura cómoda de uso y los sanitarios se pueden instalar contra un muro bajo, que te sirve para empotrar la cisterna y como superficie de apoyo.

7 Diseña el espacio aprovechando los planos inclinados y las estructuras de madera. La idea es sacarle el máximo partido a la estructura adaptándole muebles a medida con diferentes usos.
Armarios. Los armarios son perfectos para ordenar el espacio bajo un techo inclinado. Si los colocas siguiendo la pendiente, sacarás partido hasta al rincón más insospechado, ya que ordenan y limpian huecos que de otra forma quedarían desaprovechados. Para aliviar su peso visual, ciérralos con puertas de cristal y madera, con celosías o mallas de gallinero. Cuando los instalas en paralelo a la línea de cumbrera, les puedes dar más profundidad convirtiéndolos en guardarropa.

Librerías. Aprovechan el espacio tanto en la parte más baja como en las más altas. Se puede tapizar toda una pared con unas estanterías triangulares hechas a medida. Camas litera. Sitúalas en los espacios residuales, junto a la cumbrera o en las zonas más altas de la pendiente. Pueden organizarse, por ejemplo, sobre un guardarropa o aprovechando el apoyo de unas viguetas. Para acceder a las mismas emplea escaleras del tipo de las de granero, marineras o un mueble escalonado que te sirva al mismo tiempo para guardar la ropa de cama o la tuya personal.

8 El acceso a la buhardilla se puede hacer por una escalera prefabricada.  Las escaleras prefabricadas y modulares te ofrecen muchas posibilidades si no cuentas con mucho espacio. Puedes optar por soluciones tipo caracol, compensadas o mixtas. La elección depende en todo caso del uso que se haga de la buhardilla. Puedes elegir modelos de madera o hierro. En cualquiera de estas posibilidades se debe contar con una altura de paso de al menos 2 m. En tramos rectos el ancho mínimo puede ser de 55 cm., en las curvas desde 1,5 m. de diámetro y las contrahuellas pueden ser de hasta 24 cm. de altura máxima.

9 Para que parezca más luminosa y amplia, emplea colores claros. Un techo bajo puede resultar muy agobiante, especialmente si es oscuro. Una posibilidad es pintar toda la estructura y el entrevigado con un esmalte acrílico mate o semimate en colores hueso o crema. Otra opción es dejar las vigas en color madera y elegir para el entrevigado un revestimiento de escayola o yeso laminado que reduce el impacto visual de la madera y te ayuda a ocultar instalaciones o un maderamen deteriorado. Si se trata de una estructura de troncos puedes encalarla en blanco o pasarte al pigmento, empleando colores tan tradicionales como el ocre, el azul añil, el verde agua o el almagre. Con un tratamiento monocromático de la envolvente conseguirás ambientes más serenos y disminuirás la sensación de aplastamiento. En el suelo puedes emplear materiales continuos como las moquetas de fibra natural, la madera teñida o el cemento alisado.

10 La iluminación un punto a tener en cuenta. Una buhardilla necesita un estudio por sectores en los que cada situación requerirá de un tipo de iluminación específica. La luz ambiental juega un papel fundamental siendo aconsejable emplear lámparas de sobremesa con haz inferior y superior que creen manchas de luz en el techo y en el suelo, para ensanchar la altura. Las lámparas de suspensión sólo se aconsejan sobre mesas o en ángulos libres de circulación. Aunque la iluminación que mejor se adapta a las características del espacio es la que aprovecha la estructura. Sujeta a vigas, pilares o empotrada en muros y suelo. Como focos de sujeción, leds encastrables en el entrevigado, muy útiles pues tienen 2,5 cm. de espesor, linestras de luz calida o pilotos para empotrar en el suelo o en los muros.

dormitorio buhardilla

SUS AMBIENTES PERFECTOS

  • Dormitorio en suite: Es el lugar ideal para instalar el dormitorio principal, ya que al ser la última planta goza de mucha independencia. Para distribuirlo con comodidad, debe contar con baño y, si es posible, con vestidor, situados en las zonas más oscuras e iluminados con ventanas de techo. La cama tiene que tener un espacio cómodo y amplio.
  • Zona de estudio: Ya que la buhardilla está aislada de los ruidos de la casa. Las ventanas pueden abrirse sobre la zona de escritorio. Aprovecha las paredes más altas para colocar las librerías; como muebles auxiliares son perfectos los contenedores con ruedas.
  • Cuarto de estar: En muchas casas se suele elegir la buhardilla para instalar un salón familiar. Lo ideal es que tenga buenas vistas y mucha luz natural. Para calentarlo puedes elegir una estufa de combustión cerrada con puerta de vidrio vitrocerámico para que puedas contemplar el fuego.
  • Ambiente multifunción: Suele ser la solución más adoptada. En este espacio, si es grande, puedes tener una zona de estudio, unas camas supletorias y un rincón de estar, que resultan muy prácticos para cuando la casa está habitada por una familia amplia.

APROVECHA PARA INSTALAR UN SISTEMA SOLAR INTEGRADO

Si vas a abrir ventanas en el tejado, aprovecha la ocasión para instalar un sistema solar térmico para el calentamiento del agua sanitaria. Se trata de sistemas integrados en la cubierta, que resuelven los problemas estéticos de la fijación de los colectores. Estos colectores se adaptan en módulos similares a las ventanas, por lo que pueden instalarse solos o en combinación con éstas. La firma Velux cuenta con dos modelos según la capacidad que se necesite de calentamiento.

El kit que comercializan consta básicamente de tres elementos: los captadores, que incorporan un sistema de vaciado de seguridad que evita problemas de sobrecalentamientos o congelación, un acumulador de agua caliente que puede instalarse en un espacio de la buhardilla y los tubos flexibles que conectan los elementos anteriores entre sí. Se calcula que puede cubrir un consumo diario de 30/40 l. de agua caliente, La instalación es muy sencilla, por lo que es posible relizarla con un fontanero y un instalador de ventanas.