Los nuevos cerramientos

0
714
cerramiento

La elección del tipo ventana resulta de vital importancia. El grosor del vidrio, la perfilería, su ventilación, el sistema de evacuación de agua o el grado de condensación son factores importantes que pueden ahorrarnos bastante dinero.

portada

Renovar para evitar pérdidas térmicas y mejorar la imagen de la casa

La ventana por sí sola no hace a la casa más o menos eficiente. La temperatura interior y el gasto energético necesario para conseguir un grado de confort adecuado dependen de muchos factores, empezando por un proyecto pensado para el clima del lugar, y ayudado, en la medida de lo posible, por ideas bioclimáticas adecuadas. Sin embargo, si se analiza su contribución de forma parcial, y considerando que el 40% de las pérdidas energéticas de una vivienda (en casas antiguas puede llegar al 70-80%) son debidas a una carpintería deficiente, resulta rentable encarar su renovación, que, por otro lado, se encuentra beneficiada por las subvenciones del Plan Renove de ventanas de muchas comunidades autónomas.
• Las causas de estas pérdidas se encuentran en las perfilerías metálicas sin rotura de puente térmico, en un mal cierre o deslizamiento de las hojas, que provocan fugas de calor, entradas de agua y alta permeabilidad al aire y en las condensaciones originadas por el efecto de pared fría, tanto en el marco como en el vidrio. En las carpinterías de madera la alta permeabilidad al aire, causada por un deterioro de las juntas, se suma a los problemas asociados al estado de conservación de la misma madera. Por último, si a estos inconvenientes se le agregan tener una hoja con vidrio sencillo, la ventana se convierte en un hueco por el que se escapa el calor a razón de 5 W/hora y m2 de superficie.
• Si se cambian las ventanas antiguas por otras con mayores prestaciones, se podrán mejorar de forma inmediata las condiciones térmicas y acústicas de la casa. Se reducirán las condensaciones superficiales y la sensación de pared fría, evitando mohos, humedades y deterioros en los enlucidos. Por otro lado, un cambio global de las carpinterías de toda la casa, ayudará a renovar la imagen de las fachadas y a reforzar la calidad espacial de los interiores.

Sistemas de aluminio

aluminio

• Lo que diferencia una ventana antigua de una nueva es la rotura de puente térmico (RPT) que, según el Código Técnico de la Edificación (CTE), deben cumplir los cerramientos que se instalan en casi toda España. Consiste en atacar el punto débil de este material en cuanto a aislamiento térmico se refiere, mediante separadores aislantes de baja conductividad térmica, que tienen la propiedad de evitar que el perfil exterior entre en contacto con el interior, evitando así la pérdida de energía o la ganancia de calor. Se puede alcanzar una excelente capacidad termoaislante combinando una mayor profundidad de marco, incrementos en los refuerzos y aislamiento del perfil y un vidrio aislante adecuado. Un perfil de 75 mm. de profundidad de Schüco, Super Insulation por ejemplo, consigue una capacidad termoaislante hasta ahora sólo alcanzada por perfiles de PVC o madera. Estas propiedades pueden aprovecharse, por ejemplo, para ampliar, sin perder confort térmico, las superficies acristaladas.

aluminios 2

• Con una ventana vieja las pérdidas que se producen a través de la carpintería son de 4,2W/m2/K, mientras que con un perfil Schüco de 65 mm. de profundidad, baja a 1,6w/m2/K. Para una vivienda de 30 años de antigüedad, con una superficie útil de 144 m2 y una superficie de ventanas de 26,4 m2, el cambio supondría al año, un ahorro de 675 litros de gasóleo. Otras prestaciones que comienzan a incorporar este tipo de carpinterías son la mayor estanqueidad al agua y mejor acabado, en cuanto al uso de juntas y canales de desagüe se refiere.
aluminio jardin

• Pero si hay algo que inclina la balanza hacia los sistemas de aluminio es su aspecto cada vez más fino, la variedad en los acabados y colores y la multiplicidad de sistemas de apertura. Los valores estáticos del aluminio permiten unos perfiles muy finos y esto, especialmente en puertas o ventanas de gran tamaño, favorece la entrada de una gran cantidad de luz, sin que incida la perfilería. En este sentido, conseguir que los perfiles sean cada vez más delgados es una preocupación de diseño reflejada en las novedades de las marcas influyentes del sector, como los 2 cm. del nudo central que se consiguen en los sistemas correderos de Cortizo o las ventajas que ofrecen los herrajes ocultos Avan Tec de Schüco, cuyas bisagras no son visibles en el marco. El aluminio tiene distintos tipos de acabado, lacado en casi cualquier color que se desee, anodizado, foliado imitando madera, tipo acero, etc, por lo que tiene amplias posibilidades de aplicación. Si piensas instalarla en una vivienda antigua, son recomendables los colores oscuros como el negro o el gris antracita.

Carpinterías de madera, la opción más sostenible

 

madera

Las carpinterías de madera proporcionan un alto nivel de aislamiento térmico debido a su baja conductividad térmica, superior al de las perfilerías de aluminio con RPT estándar. Su diferencia fundamental es su tacto caliente y que genera ambientes de gran calidad estética. Es la opción más apropiada en el sector de la rehabilitación rústica. En la obra moderna es una apuesta de calidad y un compromiso con la arquitectura sostenible. Es importante controlar que su procedencia esté avalada por organismos de control internacionales, como el sello FSC.
• Las ventanas se fabrican con madera maciza o madera laminada encolada. Esta última aumenta la estabilidad dimensional y la resistencia a la humedad de este tipo de carpinterías, lo que evita grietas, deformaciones y torsiones, a la vez que permite obtener curvas con radios pequeños. El bloque que se obtiene es compacto con las caras exteriores enteras, además, al ser piezas de menor sección hay mayor garantía de secado. Una nueva ventana de madera laminada de Eucalyptus globulus de Galicia, que presenta la empresa Maderas Peteiro, tiene como característica una alta resistencia al fuego y además cuenta con una estanqueidad al agua máxima y un coeficiente de transmitancia térmica bajo en relación con otras de su categoría. Es una madera que proviene de bosques gestionados sosteniblemente.
• Otras maderas empleadas en la elaboración de carpinterías para exterior son castaño, fresno, haya, roble, pino, iroko, niangón y cedro.

Ventanas de PVC

pvc

Las carpinterías de PVC son las que ofrecen mayor aislamiento térmico. No en vano es el perfil más vendido en los países fríos de Europa. Su coeficiente de transmitancia térmica (cuanto más baja sea, mejor) está a la par de la mejor carpintería de aluminio con RPT y es siempre muy superior a cualquier carpintería de aluminio con RPT normal y prácticamente igual a una de madera. Estos valores pueden superarse en casi el doble, si se eligen productos de alta gama. Ofrece también una buena atenuación acústica.

• Admite todo tipo de formas y colores.
• El ahorro de combustible que se produce.
• Los sistemas de ventilación integrados en la carpintería son muy útiles para renovar el aire interior y evitar condensaciones o humedades sin perder energía.

Ventanas de techo

techo

Su instalación ya no sólo se tiene en cuenta para habilitar una buhardilla. La posibilidad de contar con luz cenital transforma los espacios, brindando atmósferas completamente nuevas. Además de conseguir el doble de iluminación que con una ventana vertical o un casetón, la ventana de techo es una excelente herramienta de refrescamiento natural, extrayendo el aire caliente hacia el exterior mediante el efecto chimenea. En ambientes interiores, como baños, pasillos o cajas de escalera, son la solución perfecta para dar luz natural y ventilación. Mejoran las condiciones higiénico- ambientales de estos espacios y se reduce el gasto en el consumo eléctrico. Otra posibilidad es combinar un paño vertical fijo instalado en el antepecho con una ventana de cubierta inclinada. Así se amplía notablemente el área de visión y las vistas. Muy atractiva es la ventana de techo que tiene la posibilidad de convertirse en balcón, basculando y proyectando las dos hojas que la conforman. En un ático con cubierta plana también es posible instalar una ventana de techo con las mismas prestaciones que las anteriores. La ventana con accionamiento eléctrico Integra para cubierta plana de Velux, con motor y sensor de lluvia incorporados, proporciona luz natural y aire fresco. Está realizada en PVC, 100% reciclable, con excelentes valores de aislamiento térmico y acústico.

Tratamientos y acabados

tratamientos y acabados

• La estanqueidad al agua, la permeabilidad al aire y la resistencia al viento están garantizadas con los perfiles de diseño europeo de doble y triple junta de estanqueidad, las juntas termoplásticas, los cordones de sellado, los canales de aireación del vidrio, goterones, etc.
• El tratamiento en autoclave en maderas provenientes de coníferas, (es opcional en el caso de las de cedro y de iroko), protege contra agentes bióticos (hongos, insectos) y abióticos (agua, rayos solares) y con la incorporación de pigmentos de resinas, también se evita que la humedad y los rayos UV produzcan deformaciones o agrise la madera.
• Las carpinterías mixtas, madera/aluminio o  mejor, madera/PVC son una excelente opción para adaptarse a los requerimientos técnicos o estéticos de una fachada, sin que se pierda la posibilidad de disponer de una ventana de madera hacia el interior.
• El acabado final recomendado es el barniz al agua o lasures aplicado en fábrica. Se trata de un procedimiento a poro abierto, que reduce las emisiones de disolventes a la atmósfera, asegurando su resistencia al agua, al vapor, a los rayos ultravioleta y al envejecimiento. Su mantenimiento es más fácil y económico que el del barniz sintético, ya que no amarillea, no se agrieta, no forma ampolla y absorbe los movimientos de dilatación del material.

Compartir
Artículo anteriorSistemas de apertura
Artículo siguienteContraventanas y postigos